NOTICIAS
 
Arturo Correa une puntos en sus "Paisajes de la Nostalgia" por Dubraska Falcón

Arturo Correa (Valencia, 1967) está uniendo puntos. Es el momento. Es ahora cuando decide trazar la línea que une los puntos de sus decisiones, errores, aciertos. No podía hacerlo antes y menos después. Ahora es que él encontró el rostro oculto de la nostalgia que invadía su vida. Halló esa cara: la fe.

Por eso, es que el artista decidió tomar un lápiz, mirar hacia atrás y comenzar a trazar la línea de su vida, marcada con una gran dualidad. Y eso es lo que narra en "Paisajes de Nostalgia", que se presenta en la Galería Arte Ascaso (Av Orinoco, entre calles Mucuchíes, y Monterrey, Las Mercedes).

"Sí hay algo que me gusta esta exhibición es que se nota que el tiempo ha pasado. Mis obras lo muestran. Ahora es el momento de conectar los puntos y poder disfrutar. Ahora es que puedo ver lo que he crecido como persona y como artista. ¡Sé que lo que viene luego es bueno! El tiempo no se oculta", afirma Arturo Correa.

Ese chico que accidentalmente mientras estaba en la Universidad de Florida se topó con la pintura, se interno durante un año en la población de Taos, Nuevo México. Allí fue en busca de una palabra. Una palabra que le fue comunicada por las cuatro mil personas que habitaban la ciudad. Una palabra que le dio a entender que la dualidad con la que pintaba tenía una razón de ser. Con su esposa y un hijo pequeño, Correa escarbó su vida, sus trabajos y los sentimientos más primitivos del hombre para encontrar que su nostalgia estaba amarrada inevitablemente con la palabra fe.

"Me voy de Venezuela cargado de mucha tristeza. Había finalizado una exposición plagada de emociones. De toda esta sopa de sentimientos surgió repentinamente la nostalgia. Por eso ir a buscar algo. No sabía de qué se trataba. Pero tenía que encontrarlo. Así fui descubriendo cosas nuevas. Tengo en mi existir las marcas de muchos acontecimientos, como los de 11 de septiembre, que me empujaron al desierto", relata.

Y fue de ese "algo" que Correa plagó las 30 piezas que presenta en la exposición. A ese algo lo bautizo como fe. Y de allí salieron las dos series que conforman la individual: Flores III y Ruta 16, curada por Bélgica Rodríguez. Obras que fueron evolucionando de simples manchas y rutas sin destinos, a colores de vida y caminos recorridos.

"Las flores aparecieron por primera vez luego de los atentados terroristas en Estados Unidos. Fui rectificando, fue armando el conjunto de las flores. Ellas me dieron a entender que de las cosas malas siempre se salen resultados buenos. Salí de manchas muy cargadas de agresividad a unos trazos que comienzan a revivir mi trabajo y mi vida", recalca.

De allí de ese constante revivir y enmarcado en la dualidad de su trayectoria nacen sus caminos. En este caso, el artista reprodujo la ruta 66 que pasaba por Taos. Allí en donde se reencontró el ser humano, según Correa, con su propia esencia.

"Mi trabajo se convirtió en el día a día. Es la vida misma. Cerca de donde estaba pasaba la ruta 66, famosa por ser testigo del descubrimiento de los seres. Vi pedacitos de la ruta y comencé hacer una comparación con la vida. De cómo perdemos el camino del accionar pensando en el futuro y en el pasado. Esquivamos el presente. No nos damos cuenta y eso es lo que muestro que la felicidad y el sufrimiento van unidos de la mano. Y siempre se puede caminar", dice Correa, quien también proyectará un vídeo de la que denomino ruta 16 para reflejar los instantes en los que quiso huir.

El artista realiza una analogía con la figura del carro. Para él el vehículo que transita en su ruta 16 es la persona. "Allí adentro estamos nosotros. El auto se ha convertido en nuestro medio de comunicación. Es lo que nos permite ir de un punto a otro y trazar las líneas de la vida. Esas obras quedan como testimonio de que estamos allí en el camino, transitando. Es allí donde conviertes tu alma en una caja de herramientas, que te sirve para ajustarnos o repararnos", finaliza el artista.

Dubraska Falcón
EL UNIVERSAL
Caracas 2009



 
"Searching" por Barbara Anderson Hill
El tema recurrente expresado en el título de la exposición A la búsqueda, examina la naturaleza caótica de la existencia humana en una constante indagación para desentrañar los misterios de la vida.
En Torno a los Mundos de Arturo Correa por Carmen Adelina Pinto
En efecto, en las pinturas de Arturo Correa, ya sean sobre tela o madera, se advierte un particular lenguaje estético que resulta una vistosa mezcla de figuración y abstracción, tanto en sus formas como en lo conceptual, en las que rinde tributo, tanto a sus raices latinas, como a su lado angloamericano.
CORREA en STAGE 16: Una entrevista por Jade Dellinger
Proximamente
Al Filo del Caballo por Bélgica Rodríguez
Una belleza diferente resume Arturo Correa en su serie Caballos. Pinturas dominadas por reglas artísticas personales y una estética determinada por la imaginación.
Paisajes de la nostalgia por Bélgica Rodríguez
Galeria de Arte Ascaso, Caracas 2009
Enredaderas: Las etereas hiedras de la razon por Vanessa Gill
Ágiles y silenciosos, los múltiples brazos de la enredadera se tejen, entretejen, destejen y vuelven a tejer.
En Busca de un Significado por Zuleiva Vivas
El entorno se ha vuelto denso y confuso, la búsqueda de realidad debe orientarse hacia si mismo. Esta reflexión parece ser lo que moviliza la mano y el pensamiento de Arturo Correa.
Inaugurado salón nacional sobre papel por Vanessa Carreño
Durante el evento fueron mencionados los cinco artistas con las respectivas obras ganadoras(...) A continuación se mencionan los premiados: Arturo Correa, con su creación "Somos peregrinos llenando crucigramas"; Víctor Hugo Irazabal, con "Hekura"; Francisco Martín, con "Paisaje comprimido"; Solange Salazar, con "Notas a pie de página" y Anaxímenes Vera, "El círculo natural".
Mi arte es un intento por pintar mi vida por Daniela Chirinos
Entendí que lo que creemos que está vivo no lo está tanto y otras cosas que no están en este plano, tienen más vida de la que pensamos.
Sobre Papel por Daniela Chirinos
Letra Inversa / Notitarde
Arturo Correa plantea un nuevo concepto en la pintura contemporánea
Para la investigadora y crítica de arte, Bélgica Rodríguez, Arturo Correa tiene una manera inédita de mirar el paisaje, con una influencia notable de otras atmósferas y que se traducen en la temperatura cromática de sus cuadros.
Los paisajes nostálgicos de Arturo Correa por Adriana Ciccaglione
Números, a veces letras, automóviles, vienen a irrumpir la tranquilidad del paisaje, pero con un fin, con una propuesta que maneja un discurso plástico.
Arturo Correa hace de la vida un lienzo por Maritza Bacalao
Arturo Correa parece un niño grande. Conserva intacta su capacidad de asombro y su ternura, su espontaneidad y no sé que brillo especial, late en sus pupilas. Acaso, como diría José Marti, ha comprendido que "solo es feliz aquel que no ha perdido su alma de niño".
La Obra Postmodernista de Arturo Correa por Willy Aranguren
La obra de Arturo Correa puede concebirse como un arte de la postmodernidad, nada ecléctico, más bien abierto hacia diversas maneras de hacer arte, desde lo tradicional hasta lo innovador.
A Mural Installation por Gary Alan Ruse
Pronto sera traducido al Español.
Selections from the Permanent Collection: New Gifts
Pronto sera traducido al Español.
Arturo Correa inauguró 2007 en la Galería Braulio Salazar por Marisol Prada
Pedazos de un tiempo inmemorable van confiando a la mente las distintas direcciones del color lanzado como si se tratase de un baño de flechas dirigidas pacientemente, pero con fuerza y dinamismo, dentro del atrapado lienzo que las contiene, con dificultades.
Arturo Correa: En Busca de un Significado por Armando Alvarez Bravo
Esa obra, dentro del espíritu de búsqueda de significado y encarnación de lo apetecible que el pintor desarrolla en En busca de un significado, tiene el poderoso anclaje de la urgencia de un retorno a los planos de la inocencia como fuerza hacia la maravilla.
En "Enredaderas" intento pintar la vida por Alfredo Fermín
A la original exposición asistió mucha gente vinculada al movimiento cultural de la ciudad, que quedó gratamente impresionada con esta muestra que demuestra la evolución de un joven artista que se ha despegado con rumbo preciso a consolidar una expresión artística contemporánea, sin desvincularse del antiguo oficio de pintar.
La Calle de Arturo Correa por Arnaldo Rojas
A primera vista proyecta una imagen lúdica: una casa construida para juegos infantiles, teñida con esmaltes acrílicos con tonalidades muy llamativas.
Pero al entrar en ella y detallar la propuesta, notamos que se trata de una pintura tridimensional hecha instalación, que va mucho más allá de la simple apariencia.
En la "GUBS" la obra de Arturo Correa por Marisol Prada
Lunes Rodríguez fue el encargado de dar la bienvenida esa noche a todos los presentes y hablar sobre este valenciano que trabaja sin descanso para a dar a conocer su arte, impregnado de dinamismo, fuerza y el dominio del alma sobre la técnica, fluido vital para cualquier creativo.
Arturo Correa - Registro de Artículos de Prensa
Registro de Artículos de Prensa (2009 –
1995)