NOTICIAS
 
Enredaderas: Las etereas hiedras de la razon por Vanessa Gill

Ágiles y silenciosos, los múltiples brazos de la enredadera se tejen, entretejen, destejen y vuelven a tejer. Sobre paredes y columnas, pisos y muros, se derrama un desorden de retoños volubles y egocéntricos que rápidamente esconden entre su maraña las superficies que les subyacen. Millares de tallos enrevesados, superpuestos y retorcidos, adquieren densidad y solidez de piedra en un solo parpadeo. Crece la enredadera sobre el frío concreto o la madera vulnerable, entre estacas altaneras o derramadas en suelo irregular. Crece ante el ojo atento y cuidadoso del jardinero, o en el descuido del tiempo que deja caer como piedra su impasividad. Crece en verde móvil y caótico, llenando de vida lo inanimado o escondiendo seguridades entre su anárquica confusión.
Así crece la enredadera, y en su expansión indiscriminada, también se apodera del lienzo. Traduce sus tallos caprichosos en trazo, movimiento y color, pero el tejido se le hace insuficiente y requiere de materiales eclécticos y nuevas estructuras. Rebasado el lienzo y apoderada de la instalación, colma el significado. Su expansión se corona con la conquista del símbolo y es allí donde se instala para regir esta muestra. "Enredaderas" aprovecha la dimensión simbólica del arte para entablar un diálogo silencioso en el cual se tejen diminutos e imperceptibles hilos desde la obvia y pública representatividad de cada una de las piezas hasta las silenciosas y más íntimas enredaderas de cada espectador.
Dotado del precioso don del pensamiento, el ser humano ha tejido enredaderas desde tiempos inmemoriales. Los tallos del entendimiento científico se han vertido sobre las superficies más insospechadas y siguen abriéndose camino en los terrenos más inhóspitos. Las enredaderas de la razón y el cuestionamiento entre las que voluntariamente se dejan atrapar filósofos y pensadores, han servido de peldaños que forman la inagotable escalera del entendimiento humano. Los enrevesados y multiformes retoños de la expresión artística construyen y deconstruyen sus propios principios, cual Penélope tejiendo y destejiendo, donde, más que el resultado, es el proceso lo que pesa. Entre enredadera y enredadera, el hombre ha levantado su camino hacia los mayores triunfos, posándose con pie firme sobre la sólida cumbre de su intrínseco cuestionar y cuestionarse. Las ha escalado hacia los balcones más tortuosos de la razón durante las más oscuras y frías noches de la duda. Las ha podado en invierno para evitar que sus hojas se quemen con el frío. Las ha convertido en parte de su esencia como individuo, vehículo y resorte de emociones, bujía de pensamientos y autopista de sueños.
Sin embargo, daemon de dos caras, la enredadera es también, sin duda, vehículo del caos y desolación. Apoderada de estructuras vulnerables, de madera enmohecida por la lluvia y el viento, es destrucción y abandono. Invencible como la obstinación del tiempo mismo, se apodera la hiedra del viejo muro en el jardín descuidado. Levantando silenciosa y rápida sus brazos incontables, hace también suya la fragilidad, y la subyuga hasta anularla. En el jardín del pensamiento, enredaderas se tejen en marañas de dudas y suposiciones, inferencias y prejuicios que derriban paredes enteras abriéndole paso a una maleza ajena al entendimiento y a la felicidad. Hiedra maligna que, adueñada de una base endeble y sin la mano atenta de un cuidador, invade de desorden y desconcierto el jardín de la armonía.
Las mismas enredaderas representan una amenaza o una esperanza dependiendo de la superficie que las sostengan. Si el muro es débil y las enredaderas son trepadas con descuido e incertidumbre, serán arma de destrucción, caos e incluso muerte. Por el contrario, serán construcción, armonía y progreso si sirven como multiforme instrumento de la razón; como escalera de la imaginación y puente al conocimiento.
Hablan las "Enredaderas" al espectador en esta muestra de Correa acerca de dualidades. Inquieren sobre los cimientos en los que se tejen sus plurales e interminables retoños. Alertan al sujeto sobre las trampas que esconden. Invaden la visión y el entendimiento, superponiendo enredaderas a enredaderas. Proponen cuestionamiento y análisis, mediante la inmersión plena en la hiedra de color, de textura y forma. Hablan las "Enredaderas" al espectador para invitarlo a treparse en la intangible maraña de las etéreas hiedras de la razón.

Vanessa Gill Diaz
Lic. en Letras
Universidad Catolica Andres Bello, Caracas


 
"Searching" por Barbara Anderson Hill
El tema recurrente expresado en el título de la exposición A la búsqueda, examina la naturaleza caótica de la existencia humana en una constante indagación para desentrañar los misterios de la vida.
En Torno a los Mundos de Arturo Correa por Carmen Adelina Pinto
En efecto, en las pinturas de Arturo Correa, ya sean sobre tela o madera, se advierte un particular lenguaje estético que resulta una vistosa mezcla de figuración y abstracción, tanto en sus formas como en lo conceptual, en las que rinde tributo, tanto a sus raices latinas, como a su lado angloamericano.
CORREA en STAGE 16: Una entrevista por Jade Dellinger
Proximamente
Al Filo del Caballo por Bélgica Rodríguez
Una belleza diferente resume Arturo Correa en su serie Caballos. Pinturas dominadas por reglas artísticas personales y una estética determinada por la imaginación.
Paisajes de la nostalgia por Bélgica Rodríguez
Galeria de Arte Ascaso, Caracas 2009
En Busca de un Significado por Zuleiva Vivas
El entorno se ha vuelto denso y confuso, la búsqueda de realidad debe orientarse hacia si mismo. Esta reflexión parece ser lo que moviliza la mano y el pensamiento de Arturo Correa.
Inaugurado salón nacional sobre papel por Vanessa Carreño
Durante el evento fueron mencionados los cinco artistas con las respectivas obras ganadoras(...) A continuación se mencionan los premiados: Arturo Correa, con su creación "Somos peregrinos llenando crucigramas"; Víctor Hugo Irazabal, con "Hekura"; Francisco Martín, con "Paisaje comprimido"; Solange Salazar, con "Notas a pie de página" y Anaxímenes Vera, "El círculo natural".
Mi arte es un intento por pintar mi vida por Daniela Chirinos
Entendí que lo que creemos que está vivo no lo está tanto y otras cosas que no están en este plano, tienen más vida de la que pensamos.
Sobre Papel por Daniela Chirinos
Letra Inversa / Notitarde
Arturo Correa plantea un nuevo concepto en la pintura contemporánea
Para la investigadora y crítica de arte, Bélgica Rodríguez, Arturo Correa tiene una manera inédita de mirar el paisaje, con una influencia notable de otras atmósferas y que se traducen en la temperatura cromática de sus cuadros.
Arturo Correa une puntos en sus "Paisajes de la Nostalgia" por Dubraska Falcón
30 piezas del artista plástico se presentan en la Galería de Arte Ascaso
Los paisajes nostálgicos de Arturo Correa por Adriana Ciccaglione
Números, a veces letras, automóviles, vienen a irrumpir la tranquilidad del paisaje, pero con un fin, con una propuesta que maneja un discurso plástico.
Arturo Correa hace de la vida un lienzo por Maritza Bacalao
Arturo Correa parece un niño grande. Conserva intacta su capacidad de asombro y su ternura, su espontaneidad y no sé que brillo especial, late en sus pupilas. Acaso, como diría José Marti, ha comprendido que "solo es feliz aquel que no ha perdido su alma de niño".
La Obra Postmodernista de Arturo Correa por Willy Aranguren
La obra de Arturo Correa puede concebirse como un arte de la postmodernidad, nada ecléctico, más bien abierto hacia diversas maneras de hacer arte, desde lo tradicional hasta lo innovador.
A Mural Installation por Gary Alan Ruse
Pronto sera traducido al Español.
Selections from the Permanent Collection: New Gifts
Pronto sera traducido al Español.
Arturo Correa inauguró 2007 en la Galería Braulio Salazar por Marisol Prada
Pedazos de un tiempo inmemorable van confiando a la mente las distintas direcciones del color lanzado como si se tratase de un baño de flechas dirigidas pacientemente, pero con fuerza y dinamismo, dentro del atrapado lienzo que las contiene, con dificultades.
Arturo Correa: En Busca de un Significado por Armando Alvarez Bravo
Esa obra, dentro del espíritu de búsqueda de significado y encarnación de lo apetecible que el pintor desarrolla en En busca de un significado, tiene el poderoso anclaje de la urgencia de un retorno a los planos de la inocencia como fuerza hacia la maravilla.
En "Enredaderas" intento pintar la vida por Alfredo Fermín
A la original exposición asistió mucha gente vinculada al movimiento cultural de la ciudad, que quedó gratamente impresionada con esta muestra que demuestra la evolución de un joven artista que se ha despegado con rumbo preciso a consolidar una expresión artística contemporánea, sin desvincularse del antiguo oficio de pintar.
La Calle de Arturo Correa por Arnaldo Rojas
A primera vista proyecta una imagen lúdica: una casa construida para juegos infantiles, teñida con esmaltes acrílicos con tonalidades muy llamativas.
Pero al entrar en ella y detallar la propuesta, notamos que se trata de una pintura tridimensional hecha instalación, que va mucho más allá de la simple apariencia.
En la "GUBS" la obra de Arturo Correa por Marisol Prada
Lunes Rodríguez fue el encargado de dar la bienvenida esa noche a todos los presentes y hablar sobre este valenciano que trabaja sin descanso para a dar a conocer su arte, impregnado de dinamismo, fuerza y el dominio del alma sobre la técnica, fluido vital para cualquier creativo.
Arturo Correa - Registro de Artículos de Prensa
Registro de Artículos de Prensa (2009 –
1995)