NOTICIAS
 
Al Filo del Caballo por Bélgica Rodríguez

Una belleza diferente resume Arturo Correa en su serie Caballos. Pinturas dominadas por reglas artísticas personales y una estética determinada por la imaginación. Fascinado por la figura y representación del caballo, bien en su plenitud corporal, o en algún segmento de esa plenitud, el artista parte de experiencias personales que definen su encanto y apreciación del noble animal. Caballo en sí, o animales de carrusel, forman parte de una iconografía clásica en la obra de este joven artista venezolano; caballo y carrusel como símbolos de vida; para él son “personajes” cercanos por los que desde muy joven sintió fuerte atracción, y ahora los configura y expresa con emoción en un fuerte cromatismo, en trazos gruesos definitorios de las formas y una representación creativa de aquello que reserva en su memoria.

La compleja combinación de formas que la pintura de Correa conlleva, implica la apropiación de diferentes características plásticas manifiestas en las vanguardias históricas; a partir de aquí elabora un lenguaje que solo a él pertenece. Es un artista figurativo que relaciona la figura con un planteamiento geométrico. El caballo completo, la cabeza o parte de su cuerpo, se secciona con planos de color, así como con ciertas líneas que abordan el campo pictórico en acción plástica que no se sustrae a un “comentario”, abstracto y subjetivo, del tema. La certeza iconográfica de Correa, se corresponde a la que plantea en sus otros intereses temáticos: flores y automóviles. En todo caso, los puntos de referencias de esta obra caballo, se sitúan en la experiencia del artista, en una realidad afectiva y sensible personal que traduce sobre la tela o el papel en arquetipos representativos de su propia existencia como ser humano y artista.

Para el artista Correa el tema Caballo, en mayúscula, representa un desafío a lo convencional académico, no porque éste no haya sido sujeto de muchos otros artistas, sino por la manera con la cual lo representa en la pintura: “manifiesto” del espacio de la naturaleza humana-animal y del arte, en función de la existencia de ese espacio habitable. Caballo con código de barra, resulta en un retrato acabado que expresa sentimientos, el artista suprime la disonancia entre retrato y caballo al “interpretar” al animal con afecto, y lo coloca en una realidad artística comprensible; un fondo de manchas de colores vivos y al extremo superior izquierdo un pequeño ramo de flores, como podría estar en cualquier pared del barrio de la esquina. En otras obras, este caballo-personaje está acompañado de otro, se superponen, pero siempre serán los mismos con ojos humanos. Correa insiste en que el tema no le es nuevo, en 2002 realiza la serie “Animales de Carrusel” y trabaja “en la misma propuesta de manera ininterrumpida por todo este tiempo”. Él trata de configurar una forma central que domina el primer plano de la pintura con una distribución compositiva de líneas, color y volumen que caracterizan su universo visual. Encontramos ciertos códigos culturales detrás del personaje caballo y su entorno, códigos que reafirman la lógica de la razón social que este animal representa, símbolo de fuerza y elegancia.

La pintura pintura es lo que interesa a este artista; religado a ello participa el fenómeno de la memoria pasada que se convierte en presente, es decir la presencia de lo imaginado-memoria y lo imaginado que sucede. El tema caballo importa en la medida en que expresa, como excusa pictórica y como expresión emotiva, la experiencia del artista en función de su realidad personal y los motivos que le llevan a tomarlo como centro de buena parte de su trabajo. Heredero riguroso del formalismo plástico, Correa asume licencias que le permiten jugar libremente con la composición: superposición de planos, direccionalidad aparente de los ejes que definen el espacio, ubicación cromática arbitraria, horror al vacío y juego supremo en el detalle y movimiento virtual. La disposición de líneas y volúmenes, provoca un movimiento comprometido con el lenguaje visual explícito sobre el soporte tela, aspectos formales que se complementan. El “todo” de la pintura, está dirigido por la figura central y el resto por las metáforas visuales que le rodean; unos se acercan al espectador y otros se alejan: configuración que complejiza este lenguaje pictórico.

Arturo Correa ha construido un código plástico personal en la praxis y la teoría pictóricas. Fuera de las categorías convencionales de la actualidad artística, como se aprecia en el análisis de sus series de pinturas con tres grande temas: la naturaleza muerta o flores, los caballos y los automóviles, su obra concierne a grandes problemas humanos de la realidad del hombre contemporáneo.

Bélgica Rodríguez
Caracas, Abril 2011


 
"Searching" por Barbara Anderson Hill
El tema recurrente expresado en el título de la exposición A la búsqueda, examina la naturaleza caótica de la existencia humana en una constante indagación para desentrañar los misterios de la vida.
En Torno a los Mundos de Arturo Correa por Carmen Adelina Pinto
En efecto, en las pinturas de Arturo Correa, ya sean sobre tela o madera, se advierte un particular lenguaje estético que resulta una vistosa mezcla de figuración y abstracción, tanto en sus formas como en lo conceptual, en las que rinde tributo, tanto a sus raices latinas, como a su lado angloamericano.
CORREA en STAGE 16: Una entrevista por Jade Dellinger
Proximamente
Paisajes de la nostalgia por Bélgica Rodríguez
Galeria de Arte Ascaso, Caracas 2009
Enredaderas: Las etereas hiedras de la razon por Vanessa Gill
Ágiles y silenciosos, los múltiples brazos de la enredadera se tejen, entretejen, destejen y vuelven a tejer.
En Busca de un Significado por Zuleiva Vivas
El entorno se ha vuelto denso y confuso, la búsqueda de realidad debe orientarse hacia si mismo. Esta reflexión parece ser lo que moviliza la mano y el pensamiento de Arturo Correa.
Inaugurado salón nacional sobre papel por Vanessa Carreño
Durante el evento fueron mencionados los cinco artistas con las respectivas obras ganadoras(...) A continuación se mencionan los premiados: Arturo Correa, con su creación "Somos peregrinos llenando crucigramas"; Víctor Hugo Irazabal, con "Hekura"; Francisco Martín, con "Paisaje comprimido"; Solange Salazar, con "Notas a pie de página" y Anaxímenes Vera, "El círculo natural".
Mi arte es un intento por pintar mi vida por Daniela Chirinos
Entendí que lo que creemos que está vivo no lo está tanto y otras cosas que no están en este plano, tienen más vida de la que pensamos.
Sobre Papel por Daniela Chirinos
Letra Inversa / Notitarde
Arturo Correa plantea un nuevo concepto en la pintura contemporánea
Para la investigadora y crítica de arte, Bélgica Rodríguez, Arturo Correa tiene una manera inédita de mirar el paisaje, con una influencia notable de otras atmósferas y que se traducen en la temperatura cromática de sus cuadros.
Arturo Correa une puntos en sus "Paisajes de la Nostalgia" por Dubraska Falcón
30 piezas del artista plástico se presentan en la Galería de Arte Ascaso
Los paisajes nostálgicos de Arturo Correa por Adriana Ciccaglione
Números, a veces letras, automóviles, vienen a irrumpir la tranquilidad del paisaje, pero con un fin, con una propuesta que maneja un discurso plástico.
Arturo Correa hace de la vida un lienzo por Maritza Bacalao
Arturo Correa parece un niño grande. Conserva intacta su capacidad de asombro y su ternura, su espontaneidad y no sé que brillo especial, late en sus pupilas. Acaso, como diría José Marti, ha comprendido que "solo es feliz aquel que no ha perdido su alma de niño".
La Obra Postmodernista de Arturo Correa por Willy Aranguren
La obra de Arturo Correa puede concebirse como un arte de la postmodernidad, nada ecléctico, más bien abierto hacia diversas maneras de hacer arte, desde lo tradicional hasta lo innovador.
A Mural Installation por Gary Alan Ruse
Pronto sera traducido al Español.
Selections from the Permanent Collection: New Gifts
Pronto sera traducido al Español.
Arturo Correa inauguró 2007 en la Galería Braulio Salazar por Marisol Prada
Pedazos de un tiempo inmemorable van confiando a la mente las distintas direcciones del color lanzado como si se tratase de un baño de flechas dirigidas pacientemente, pero con fuerza y dinamismo, dentro del atrapado lienzo que las contiene, con dificultades.
Arturo Correa: En Busca de un Significado por Armando Alvarez Bravo
Esa obra, dentro del espíritu de búsqueda de significado y encarnación de lo apetecible que el pintor desarrolla en En busca de un significado, tiene el poderoso anclaje de la urgencia de un retorno a los planos de la inocencia como fuerza hacia la maravilla.
En "Enredaderas" intento pintar la vida por Alfredo Fermín
A la original exposición asistió mucha gente vinculada al movimiento cultural de la ciudad, que quedó gratamente impresionada con esta muestra que demuestra la evolución de un joven artista que se ha despegado con rumbo preciso a consolidar una expresión artística contemporánea, sin desvincularse del antiguo oficio de pintar.
La Calle de Arturo Correa por Arnaldo Rojas
A primera vista proyecta una imagen lúdica: una casa construida para juegos infantiles, teñida con esmaltes acrílicos con tonalidades muy llamativas.
Pero al entrar en ella y detallar la propuesta, notamos que se trata de una pintura tridimensional hecha instalación, que va mucho más allá de la simple apariencia.
En la "GUBS" la obra de Arturo Correa por Marisol Prada
Lunes Rodríguez fue el encargado de dar la bienvenida esa noche a todos los presentes y hablar sobre este valenciano que trabaja sin descanso para a dar a conocer su arte, impregnado de dinamismo, fuerza y el dominio del alma sobre la técnica, fluido vital para cualquier creativo.
Arturo Correa - Registro de Artículos de Prensa
Registro de Artículos de Prensa (2009 –
1995)